jueves, 2 de julio de 2015

¿Hacia un nuevo significado del concepto fast food?

Probablemente hayáis escuchado, leído o visto recientemente la noticia de la caída de las ventas de Mcdonald’s a nivel mundial.

A primera vista, y haciendo una breve reflexión sobre este caso, creemos que ocurre porque los consumidores cada día son más sensibles y están más y mejor informados en temas de nutrición y estilo de vida saludable. Por ello, muchos han decidido darle la espalda a Mcdonald’s, siendo este cambio de hábito el reflejo de la insuficiente adaptación de la cadena de restaurantes a la demanda de los consumidores.

Aunque puede parecer un problema ajeno a la naturaleza de una pequeña o mediana empresa, es una situación que podemos identificar fácilmente en nuestro entorno en marcas que, por ejemplo, en su día fueron pioneras o líderes de su sector y que actualmente no saben cuál es su posición en el mercado por su falta de adaptación, o en marcas nuevas que necesitan un plan de lanzamiento que les permita competir y crecer, independientemente del sector en el que desarrollen su actividad.

Volviendo a la noticia Mcdonald’s, y con el objetivo de valorar los últimos esfuerzos de la marca para hacer frente esta tendencia negativa, compartiremos con vosotros en este post la última acción que está llevando a cabo: el servicio McBike.


McBike es un proyecto en el que Mcdonald’s apuesta por la adaptación del packaging, para que la gente que usa la bicicleta como medio de transporte habitual pueda acudir a cualquier restaurante y llevarse el pedido de la forma más cómoda y segura.

El servicio se testó en Buenos Aires, para luego ponerse en marcha por primera vez en Copenhague, seguido de Medellín. Y próximamente quieren implementarlo también en Ámsterdam y en Tokio, otras dos ciudades que cuentan con una cultura ciclista muy arraigada.

Más allá de lo creativa que pueda llegar a ser la acción en sí, que lo es, lo que realmente nos llamó la atención es la decisión estratégica que toma la cadena de restaurantes: ¿cómo, siendo una cadena de restaurantes de fast food, intentas retomar el contacto con el público vinculándote a un hábito saludable?

¿Es una medida desesperada, arriesgada, errónea…? ¿O es un paso más en una estrategia a largo plazo, que va acompañada también de una adaptación de sus productos desde un punto de vista nutricional?

Con el tiempo lo sabremos. Mientras tanto os lanzamos las preguntas, que son las mismas que nos hemos hecho nosotros, para que podáis identificar en vuestro entorno otros casos similares con una problemática parecida.

¡Be a Dreamer!

No hay comentarios:

Publicar un comentario