martes, 9 de febrero de 2016

Un futuro esperanzador para el Marketing Educativo

¡Hola Dreamers!

Tras la reciente creación de diversas propuestas estratégicas y de captación para escuelas de negocio, y apoyados en nuestra experiencia dentro del marketing educativo en general, queremos compartir con todos vosotros en este post una serie de conclusiones (4 en total) que creemos que reflejan muy bien la situación actual del sector, y con las que pretendemos que entendáis un poco mejor los beneficios que conlleva contar con una visión de marketing estratégico, además del mero desarrollo de acciones tácticas de captación.


¡Comenzamos!
1.- Homogenización de la oferta y pérdida de valor del “producto”.

Al profundizar un poco más en la situación actual del sector, surgió una pregunta inevitable y que seguramente también os habéis planteado: ¿por qué, en pocos años, se ha saturado tanto la oferta?

Con la llegada de la crisis, la tasa de paro juvenil se disparó y los jóvenes, que no encontraban trabajo tras licenciarse, se vieron obligados, en cierta forma, a alargar todavía más su etapa de formación. De hecho, y según datos oficiales, desde el comienzo de la crisis la demanda de estudios de postgrado se incrementó un 250% en España.

Esta circunstancia favoreció la aparición de nuevas escuelas de negocio que comenzaron a ofrecer formación superior a precios muy competitivos, un hecho que claramente permitió la dinamización del sector.

La consecuencia de esto es que obtener un título de máster ha pasado de ser el salto cualitativo determinante del que sólo se podía beneficiar un grupo selecto de personas, a ser una formación casi obligatoria, que aporta un valor añadido discutible en relación al coste al que se adquiere y que, en ningún caso, asegura el acceso a puestos de trabajo o a sueldos acordes a la preparación recibida.

2.- Posicionamientos frágiles y escasa notoriedad.

Según algunos estudios sobre empleabilidad y formación de postgrado, hoy en día existen en España más de 100 escuelas de negocio con actividad significativa, con sus respectivas ofertas que, en muchos casos, ofrecen formación similar…

¿Qué hacen para diferenciarse del resto? Pues muy poco…

Es cierto que algunas, y hablamos solamente de las 5 escuelas más importantes que cuentan con varias décadas de experiencia en formación superior,  supieron construir en su momento una importante reputación y mantenerla con el paso del tiempo, lo que les ha llevado a abarcar actualmente el 56% de la facturación total anual del sector.

En cambio, y como mencionábamos antes, la gran mayoría del resto de las escuelas no han sabido construir un posicionamiento claro, fuerte y sostenido en el tiempo; esto es, una base sobre la que poder competir y crecer a largo plazo.

3.- Estrategias de captación puramente promocionales: sin plan B.

El excesivo nivel de oferta idéntica ha provocado que las épocas en las que las escuelas lanzan sus campañas de captación se hayan convertido en auténticas batallas de precios.

Las becas se han convertido en la fórmula que usan las escuelas para que la demanda nacional no se resienta tanto: tanto es así, que la tónica general es que, por costumbre, se acaben rebajando los precios de los programas entre un 25% y un 40%.

En resumen, se trata de una situación tan insostenible que algunos expertos prevén que, en un plazo de tiempo más bien corto, se producirá el cierre de aquellos centros que sigan apostando únicamente por desarrollar acciones de marketing táctico (básicamente, campañas de captación de leads) y olviden por completo el desarrollo del marketing estratégico, lo único que les permitiría construir un fuerte posicionamiento de marca, potenciar la notoriedad y aumentar el interés real del target por su marca, y no sólo por el precio que ofrezcan en sus programas con beca.

4.- Y el CPC, cada vez más caro.

Una vez elaborada la estrategia de marketing, llega el momento de la captación de leads, siendo el medio online el entorno más recurrido por las escuelas para desarrollar y desplegar sus campañas display y de emailing, fundamentalmente.

Si entramos un poco más en detalle y analizamos los mensajes que comunican en sus piezas creativas, casi todos comparten una cosa en común: el incentivo.

Las escuelas ofrecen, por error,  las becas como elemento para captar la atención de su target. De esta forma, siguen fomentando que la diferenciación entre las más de 100 escuelas con actividad significativa España, sea nula.

Os animamos a que hagáis la prueba: tomad un banner que veáis de cualquier escuela, y cambiadle el  logotipo por el de un competidor. Encaja bien, ¿verdad? Si es así, es que el mensaje no es válido.

A esta nula diferenciación hay que sumarle otro hecho importante, que es el encarecimiento en más de un 35% del CPC.

Y aunque obtener leads cueste cada vez más, las escuelas siguen insistiendo en lo mismo, sin buscar soluciones para destacar sobre el resto y así asegurarse un futuro (mejor).

Un nuevo entorno, y vuestras aspiraciones como marca para crecer en el mismo, requieren un nuevo modo de competir que os permita ser, estar y relacionaros en el sector de forma que nadie, ni siquiera los grandes, puedan arrebataros la posibilidad de crecer a medio y largo plazo.

¿Estáis preparados para dejar huella en el sector y desarrollar un liderazgo como marca?